02.04.2019
 Banca ibérica frena el colocación de deuda

Las entidades bancarias españolas no tienen realizado ni una por si sola emisión de deuda dentro del mercado a partir principios sobre mayo. El última situación, el día 3 de zigzag mes, el llevó a cabo BBVA. Fue una emisión de bonos verdes por 1, 000 millones de euros en déficit sénior no preferente que fácilmente saldó con éxito con un vale de 1. 375 lucro ciento.

La emisión sobre BBVA sirvió entonces para redondear el volumen colocado en el 2018 hasta los 14, 575 millones de euros entre emisiones regulatorias (las en comparación a computan para el llamado “colchón anticrisis”) y las apelaciones al mercado sobre busca sobre financiamiento (a través de cédulas hipotecarias o de bonos senior). Esta dosis supone cierto descenso de 23%, respecto al volumen emitido el pasado actividad por estas fechas, que fácilmente elevó inclusive los 19, 093 millonadas de euros.

No está que los bancos nadie hayan apaleado voluntad sobre acudir a el mercado. Integro lo dispar. De ducho, fuentes económicas aseguran en comparación a al menos Bankia inició los trámites para lanzar una emisión sobre bonos contingentes convertibles (CoCos) y finalmente optó lucro retirarla. Simplemente, no era el mayor momento.

Las amenazas proteccionistas de Donald Trump, la inestabilidad de Italia por otra parte la crisis turca haberes devuelto a el mercado el volatilidad perjuicio y tienen secado el volumen sobre deuda emitido. Para captar el interés de los inversionistas en un momento de agitación de mercado hace descuido poner más y más dinero sobre la mesa, y ninguno tiene prisa por hacerlo.

Oxígeno al comprar autoridades

Para los especialistas, las autoridades europeas han contribuido a esta paralización de las colocaciones. Conforme adelantó Efusión y luego confirmó la propia Comisión Única de Resolución, el plazo sobre los bancos para fabricar su colchoneta anticrisis se extendió del 2022 al 2024 con excepción de para los bancos trasnacionales.

Es decir, indivisibles salvo Santander, BBVA también Sabadell contarán con cierto margen adicional de dos años para cumplir con sus nuevas obligaciones.